asia

Día 8: Chiang Mai

Hoy va a ser un día completamente diferente, solo vamos a visitar un templo (el último del viaje), pasaremos gran parte del día visitando a los elefantes, visitaremos a la tribu de las mujeres jirafa e iremos a comer a una granja de orquídeas. La tarde la tenemos libre, así que aprovecharemos para descansar y luego dar una vuelta más tranquilos por el mercado nocturno que fuimos ayer solo un ratito.

Y ahora sí que sí, madrugamos (no vayáis a pensar que, por ser el último día del tour del norte, no íbamos a madrugar). Desayunamos y en marcha hacia Wat Phra That Doi Suthep, el Templo en la montaña.

Hay 2 opciones para subir hasta él, una es un ascensor (muy lento) y otra es subir los 300 escalones que tiene flanqueadas por dos grandes nagas. Nosotros los subimos y llegamos antes que los que subieron en ascensor. La verdad es que no se hizo demasiado pesado, sobretodo porque en algún momento paras para hacer alguna foto.

Una vez arriba, gracias a la hora que venimos estamos prácticamente solos, y nos recibe una luz espectacular.

El sitio en sí es impresionante. Nada más entrar, pasamos por una estatua de un elefante blanco, que cuenta la leyenda que llevaba una reliquia de Buda y que justo donde murió el elefante blanco decidieron construir este templo. Antes de entrar al Templo en sí, hay unas taquillas para dejar los zapatos. Una vez dentro, en las paredes van contando la historia de quién era Buda y su vida, muy interesante, especialmente si vas con guía que te enteras de más cosillas.

Y algo curioso de ver, son las réplicas del Buda Esmeralda vestido según las diferentes estaciones (y se pueden ver de cerca!!!).

Saliendo de aquí, dimos una vuelta alrededor del Templo. Hay un mirador que dicen que tiene unas vistas espectaculares, nosotros no vimos nada por la niebla tan densa que nos pilló, así que haber si la próxima vez que vengamos tenemos mejor suerte. También hay unas campanas, que todos tocamos porque dicen que atraen la “buena suerte”. La verdad es que el sitio es precioso, y ya después de esto toca bajar las escaleras, que la bajada se hace de maravilla.

Wat Phra That Doi Suthep:
Horario: 6:30 a 18:00
Precio: 30 baht y 20 baht si subes por el ascensor.

Y nos vamos a visitar un campamento de elefantes. Donde hicieron diferentes actividades, entre otras pintaron unos cuadros, luego dimos un paseo subidos en ellos, nos hicimos fotos, los vimos bañarse y vimos a los más peques de la familia.

Y ahora llega la reflexión de después del viaje. Es cierto que, para ellos, los elefantes son unos animales con mucho significado, y cada elefante tiene a su único cuidador. No les pueden pegar, porque si lo hacen, el cuidador pierde su trabajo directamente, y hay que tener en cuenta que este trabajo se paga bien y hay lista de espera para trabajar de ello. Nuestra guía insistía en que este tipo de actividades que, solo se hacen por las mañanas, les dan un propósito a los elefantes y al atraer a turistas, ayudan a dar de comer a los elefantes, ya que de otra manera no podrían correr con los gastos que supone comprar tanta comida.

Ahora bien, sí es verdad que disfruté de ese día pero ahora viendo las fotos y recordando todo, me queda la sensación de pena de verlos así. Quiero quedarme con lo que nos dijo la guía pero por otro lado me siento incómoda por haber pagado por una actividad así. Pero bueno, lo hecho, hecho está. He de decir con son unas criaturas magníficas y preciosas. De eso no cabe duda.

Nos ponemos en camino para visitar la tribu de las mujeres jirafas. Damos una vuelta por el poblado, y vemos lo que ellas hacen, tejen con algodón unos pañuelos preciosos (nosotros nos traemos uno de recuerdo) y estamos haciendo fotos con ellas. He de decir, que cuando me pusieron el collar de oro en el cuello no me esperaba para nada que pesara tanto!! Y el que me pusieron en comparación con el que llevaban ellas, era super pequeño.

Para ellas, según nos dijo nuestra guía, estos anillos de oro las hacen más bellas. Y, aunque nuestra guía insistía en que ya las niñas del pueblo ya no se les ponían, (los niños estaban en el colegio, excepto por los más peques), sí es verdad que vimos a una niña pequeña que sí que llevaba anillos de oro ya en el cuello, así que no sé hasta que punto es cierto eso de ya no se los ponen…

Ya es hora de ir a comer. Nos llevan a una granja de orquídeas, donde vemos algunas de ellas (simplemente espectacular), donde también tienen un mariposarium increíble. También tienen una tienda donde puedes comprar joyería e incluso llevarte tu planta de orquídea recién plantada dentro de una botella. La meten dentro de una botella para crear el ambiente que necesita la planta al principio tan delicada, se supone que una vez que crezca un poco más la tienes que plantar ya al aire libre. Con sus instrucciones y todo, y yo que no sé ni tener un cactus, ni te digo una planta tan delicada.

Ha sido un día muy completo y muy diferente a lo que estamos acostumbrados estos días atrás, donde solo visitábamos templos. Volvemos al hotel, donde ya nos despedimos de quien ha sido nuestra maravillosa guía, nuestro conductor y el ayudante. Han sido todo sonrisas, amabilidad y que no nos faltara de nada. Nos han cuidado mucho, nos han hecho sentir que somos una pequeña familia viajando (éramos 11 los que viajábamos con ellos). No hay palabras suficientemente buenas para decir lo bien que hemos estado con ellos.

También nos despedimos del resto del grupo, intercambiando números de teléfono para pasarnos todas las fotos de estos días (que no son pocas) y, quien sabe si algún día volveremos a coincidir por otro lado del mundo.

Descansamos un poco, que un día es un día y estamos cansadísimos de estos días atrás. Por la tarde/noche nos damos un buen paseo por el mercado nocturno, donde compramos algún que otro souvenir para traernos a casa. Y así termina nuestro último día del tour del norte.

Mañana nos toca día de viaje, nos vamos a una de las islas, donde esperamos descansar y ponernos morenos y no solo en la cara. Que eso de ir con manga corta y pantalones largos a los templos, hace que sigamos tó blanquitos. Vamos a reflejar el sol en cuanto lleguemos a la playa mañana y nos pongamos en bañador/bikini. Koh Samui, allá vamos!!!

Categorías:asia, tailandia

Tagged as: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s