asia

Día 9: rumbo a una de esas maravillosas islas…

Pues no, hoy no madrugamos. Bueno, algo, pero no como estos días atrás. Tenemos el vuelo sobre las 12 o así desde Chiang Mai a Koh Samui!! Nos morimos de ganas de llegar a la isla y poder relajarnos en la playa y en la piscina, y desconectar por unos días, pero sobretodo, descansar un poco de tanto madrugar y simplemente relajarnos.

Así que sabiendo que tenemos tiempo y nos recogerán en el hotel para llevarnos directos al aeropuerto, bajamos a desayunar tranquilamente.

Y hoy es un día muy especial, hoy es el cumpleaños de Antonio. Este fue uno de los motivos por los que me empeñé en que nuestra luna de miel en Tailandia fuera en Marzo y en estas fechas, para celebrar por todo lo alto su cumpleaños en un sitio espectacular.

La sorpresa nos la llevamos en el desayuno, cuando vemos a los camareros acercarse con una tarta y cantarle el cumpleaños feliz a Antonio. Él muerto de la vergüenza y yo más sorprendida que él, porque yo ya sabía que yo no había dicho nada.

Después de darles las gracias, Antonio ya estaba diciéndome que cuándo había ido a decirles nada, y yo diciéndole que no había dicho nada. Y es que, aquí son así, cuidadosos hasta lo más mínimo. En recepción al dar la copia de nuestro pasaporte, vieron que la fecha del cumpleaños de Antonio era hoy, así que prepararon una tarta para darle la sorpresa. Así que nosotros, después del pedazo desayuno, tocaba comerse una tarta super rica. Tó forzados, si, si (nótese la ironía máxima!!)

Así que después de esta grata sorpresa y esa felicidad tonta al ver que nos cuidan tanto, nos vamos para el aeropuerto. Lo curioso del aeropuerto de Chiang Mai, es que hay un control extra que se hace en las mismas puertas de entrada al aeropuerto, donde te ponen en la maleta un etiqueta y así no la puedas abrir. Vamos al mostrador de la aerolínea y dejamos las maletas. Y toca esperar. Pasamos el control de seguridad, el normal.

Y ya sí que sí, nos vamos a Koh Samui!!! Toca estar 3 días de playa/piscina y relax, y lo más posible de desconectar del mundo.

Aterrizamos al fin en Koh Samui, y vemos uno de los aeropuertos más curiosos que hemos visto hasta ahora (si, nos quedan muchos por ver). El típico autobús que nos recoge desde el avión para llevarnos a recoger las maletas, es el típico trenecito que vemos en España como para las ferias y cosas así. Y al llegar a la zona para recoger las maletas, nos reciben una clase entera de alumnos tocando unos instrumentos muy curiosos para darnos la bienvenida (os lo dejaré en el stories de Instagram para que le echéis un ojo).

Desde luego ya se respira otro aire aquí, mucho más relajado y con un buen rollo que engancha.

Nos recogen del aeropuerto para llevarnos al que será nuestro hotel en estos días. Teníamos contratado una habitación deluxe, y al ver que tenían disponibles una de las villas que daban junto a la piscina y la playa, preguntamos precio y allá que vamos. Estos días vamos a estar en nuestra villa privada con piscina (pequeña, pero nuestra), con vistas a la piscina principal y a la playa. Una auténtica maravilla.

Así que nos relajamos un poco, deshacemos maletas, descansamos un poco, nos damos una vuelta por el recinto del hotel y llega la hora de cenar.

Sorpresa la nuestra, después de ponernos hasta arriba de comida (esto de las cantidades aquí, se les va de las manos, pero oiga!! Todo buenísimo!!), llega el momento del postre y aparecen los camareros con una tarta cantándole el cumpleaños feliz a Antonio. Y otra vez, yo no he dicho nada, completamente sorprendidos, estamos que no nos lo creemos. Y esta vez, sí que sí tenemos que hacer un esfuerzo para comer tarta, estamos a reventar!! Pero oiga, que aquí se come tarta, así estemos malos los que nos queda de viaje!!

Volvemos rodando a nuestra pequeña villa, y ahora sí que sí, toca dormir. Vaya días de relax nos esperan de buenos y de comer hasta estar gordos, y vaya día de celebración de cumpleaños se ha llevado Antonio!! No solo hemos llegado a Koh Samui, si no que le han caído 2 tartas!! Nos vamos con una sonrisa de oreja a oreja, qué amables y detallistas son en Tailandia, madre mía.

¿Quién pudiera celebrar su cumpleaños así todos los años? 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s